lunes, 28 de septiembre de 2009
Hubo condenatoria al pago de costas
Sala Civil declaró sin lugar recurso anunciado por juicio emprendido por daños y perjuicios
Ver Sentencia

La Sala consideró que este caso sólo contiene es una apreciación de carácter jurídico y no de hecho, por lo que imposibilita declarar la procedencia del mismo



           La Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ponencia de su presidenta, la magistrada Yris Peña Espinoza, declaró sin lugar el recurso de casación anunciado y formalizado por el ciudadano de nacionalidad griega, Filippou Filippos, contra la sentencia dictada por el Juzgado Superior Marítimo con competencia nacional y sede en la ciudad de Caracas, con relación al juicio iniciado en su contra por la sociedad de comercio Molinos Carabobo Mocasa, S.A.,  por daños y perjuicios.

 

            Detalla el expediente que el mencionado ciudadano fue demandado por Molinos Carabobo Mocasa, S.A, en su carácter de Capitán de la motonave Alkmini, señalándolo de haber provocado daños en parte de un cargamento de trigo adquirido por una compañía venezolana en los Estados Unidos y transportado a bordo de la motonave Alkmini, la cual tiene a su mando.

 

            En la demanda el actor alegó como fundamento de daño, "la supuesta inobservancia de deberes del capitán, valiéndose para ello del artículo 630 del Código de Comercio" (") ante lo cual señaló que "el capitán es responsable del deterioro o pérdida que sufra la nave o el cargamento, a menos que provenga de vicio propio de la cosa o de culpa del embarcador, de casos fortuitos o de fuerza mayor".

 

            En virtud de tales señalamientos, la parte actora solicitó en su escrito libelar que su representada "fuera indemnizada por concepto de daños y perjuicios derivados del hecho ilícito del cual fue responsable el ciudadano Filippou Filippos, y que consecuencialmente causó el dañó (sic) a la carga que se encontraba a bordo de las bodegas números 1 y 2, y es por ello que reclamó el pago de las cantidades" que se expresan en el expediente. 

 

OBSERVACIONES DE LA SALA

            Al realizar las observaciones del caso en cuestión, la Sala consideró que "no existe el vicio delatado en lo que respecta a la falta de demostración de la urgencia para practicar las inspecciones oculares extra litem, por cuanto el solicitante de las mismas indicó al referido juzgado la urgencia del caso, para constatar antes de proceder al desembarque, el estado del cargamento que se encontraba en las bodegas N° 1 y 2 del referido buque, con el temor de que el mismo pudiera desaparecer o fueran modificadas las señales, marcas y daños que presentaran las bodegas donde éste se encontraba".

 

            Consideró la Sala que aquí se configura el vicio de suposición falsa que se atribuye a la recurrida, "pues lo que ella contiene es una apreciación de carácter jurídico y no de hecho", en tal sentido aclaró la Sala que para que exista el vicio, éste tiene que consistir en una afirmación de hecho positivo y concreto.

 

            En virtud de ello, se consideró que la denuncia analizada es improcedente por carecer de la técnica elaborada por la Sala Civil, en su pacífica y constante doctrina, como ya quedó explicado y también, por no contener los fundamentos fácticos para su procedencia.

 

            Vale mencionar que en este caso se condenó a la parte recurrente al pago de las costas procesales del recurso, de conformidad con lo previsto en el artículo 320 del Código de Procedimiento Civil.

 

 

VOTO SALVADO

            Respecto a este caso, el magistrado Luis Antonio Ortíz Hernández salvó su voto alegando, entre otras razones, que en el caso concreto, tal como lo indica el formalizante, "existe la alegada violación, ya que durante la práctica de las referidas inspecciones a las bodegas N° 1 y 2 de la motonave "Alkmini", se ordenó igualmente la elaboración de exámenes de laboratorio que llevaron a que el práctico designado estableciera en su informe técnico que el trigo embarcado se encontraba contaminado de hongos por la humedad producida mediante la entrada del agua de mar a las bodegas.

 

            En tal sentido, el magistrado Ortiz Hernández concluyó que se debió declarar la procedencia del recurso de casación anunciado y formalizado por la parte demandada y que en la presente sentencia se debió declarar procedente la denuncia de infracción de los artículos 395, 451 y 398 del Código de Procedimiento Civil, así como del artículo 1.422 del Código Civil, ya que la mayoría sentenciadora, reconoce su infracción pero sosteniendo que no fue determinante en la suerte del fallo.

 

Autor:
  PRENSA/TSJ

Fecha de Publicación:
  28/09/2009

Pagina Web:
  

Correo Electrónico
  

Ir al tope

Recomendar esta página a un amigo(a)