jueves, 06 de diciembre de 2007
Sentencia dictada en la Sala de Casación Civil
Con lugar declaran recurso incoado por demanda Contra el Banco Canarias
Ver Sentencia

Advirtió la Sala que ¿conforme a lo antes expuesto, en el sub iudice se ha producido la infracción del artículo 244 del Código de Procedimiento Civil¿



           La Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ponencia del magistrado Carlos Oberto Vélez, declaró con lugar el recurso de casación  intentado por  Ana Columba Chávez Marín, contra la sentencia dictada el 4 de julio de 2003 por el Juzgado Superior Octavo Accidental en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y Sede en la Ciudad de Caracas, con relación al juicio incoado por la mencionada ciudadana contra la institución financiera mercantil Banco Canarias de Venezuela C.A. por cumplimiento de contrato.

 

            Señala el expediente que el Juzgado Superior Octavo Accidental en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y Sede en la Ciudad de Caracas, dictó sentencia definitiva el 4 de julio de 2003, declarando sin lugar el recurso procesal de apelación ejercido por la accionante, sin lugar la demanda, con lugar la reconvención propuesta por el demandado y condenó a la accionante al pago de las costas procesales.

 

            En el escrito presentado la demandante señala que recurre ante la Sala de Casación Civil del TSJ con el objeto de solicitar "la acumulación de los litigios contenidos en los expedientes signados con los números 2904-346 y 2006-792, de esta misma Sala, de conformidad con el artículo 80 del Código de Procedimiento Civil, con el fin de evitar que se produzcan sentencias contradictorias y para coadyuvar a la celeridad procesal".

 

            Asimismo informó que después de la audiencia efectuada en el despacho del presidente de la Sala, llegó a esa instancia el expediente No.2006-792 y que el litigio en cuestión que inició el ciudadano Farid Djowrrayed contra el Banco Canarias y mi persona por los mismos hechos y los mismos documentos discutidos en este litigio, y que actualmente se encuentran en sentencia, consideran importante que el mismo ponente conozca de ambos expedientes, "el cual se evidencia la falsedad del banco de construirle una sucursal bancaria por los cuatrocientos tres millones cuatrocientos cuarenta mil bolívares (403.440.000.00 Bs) reflejados en el documento notariado el 25 de marzo de 1998".

 

CONSIDERACIONES DE LA SALA

            Tras la revisión del caso se determinó que "no es la Sala de Casación Civil un Tribunal de instancia al cual pueden las partes hacer solicitudes propias de la actividad procesal que llevan a cabo los jueces de instancia. Más aún, los escritos que pueden presentar las partes están relacionados, únicamente, con el recurso de casación, de modo que en la formalización sólo pueden proponer las denuncias contra la sentencia de segunda instancia, por los errores que, a su juicio, haya cometido el Juzgador de Alzada."

 

            Advirtió la Sala que en el considerando identificado como "Tercero", del dispositivo de la sentencia recurrida, se dice que "en que una vez que le entregue al Banco Canarias de Venezuela, C.A. el terreno que le vendió con pacto de retracto, reciba el saldo del precio, consistente en la cantidad de ciento sesenta y ocho millones setecientos sesenta mil bolívares (Bs. 168.760.000,00) (") es evidente de la redacción de esta parte del dispositivo, que la sentencia declara, en favor del demandante, un derecho a recibir la parte no pagada del precio de un contrato de venta con pacto de retracto, que está condicionado a la entrega que haga del inmueble objeto del negocio jurídico celebrado".

 

            Para decidir advierte la Sala que "conforme a lo antes expuesto, en el sub iudice se ha producido la infracción del artículo 244 del Código de Procedimiento Civil, por haberse infringido la exigencia de precisión y positividad de los fallos, por ser el dispositivo de la sentencia condicional.

 

            Por tanto, de conformidad con lo previsto en el artículo 320 del Código de Procedimiento Civil, por haber encontrado la Sala procedente una de las denuncias de infracción previstas en el ordinal 1°) del artículo 313 eiusdem, se abstuvo de conocer las otras denuncias propuestas en la formalización y declaró con lugar la presente sentencia.

 

VOTO SALVADO

            En la presente sentencia el magistrado Luis Antonio Ortíz Hernández, disiente del criterio establecido en esta decisión, y salva su voto advirtiendo entre otros señalamientos que "considero errado dicho pronunciamiento, ya que el auto que admite el recurso de casación no es recurrible en casación por ser un dictamen que tan solo ordena el proceso, y por lo tanto no susceptible de ser impugnado".

 

            Agregó también que con esta declaratoria, la Sala absolvió su responsabilidad de examinar los alegatos esgrimidos por el impugnante, el cual sostiene que la formalización ha sido presentada extemporáneamente en virtud de haber tomado en cuenta el recurrente como lapso de inicio para anunciar el recurso, la fecha de notificación del tercero adhesivo, quien actuó en el proceso como coadyuvante de la demandada vencedora en la instancia".

 

Autor:
  PRENSA/TSJ

Fecha de Publicación:
  06/12/2007

Pagina Web:
  

Correo Electrónico
  

Ir al tope

Recomendar esta página a un amigo(a)